¿Por qué el día tiene 24 horas?

¿Por qué el día tiene 24 horas?

Contar con el pulgar las falangesLos egipcios y los sumerios no contaban como nosotros, sino que utilizaban un sistema de numeración duodecimal. Este sistema se basaba en contar, con el pulgar, las falanges de los otros cuatro dedos de la mano, de tal modo que, una vez se hubieran contado los cuatro dedos, tendríamos 12 segmentos. Por ello los egipcios dividieron los días en 12 horas. Y las distribuyeron de la siguiente manera:

Distribución de las horas diurnas de los egipcios

Las horas del día las distribuían así: una hora para el amanecer, otra para el atardecer y las 10 restantes para contar el tiempo de luz.

Distribución de las horas nocturnas de los egipcios

Y las de la noche se distribuían así: una hora para el crepúsculo vespertino, una hora para el crepúsculo matutino, y las 10 restantes para contar el tiempo de oscuridad.

Las horas del día las medían mediante los conocidos relojes solares y su sombra. Por este motivo, las horas no eran tal y como las conocemos hoy, sino que variaban su duración dependiendo de la época del año en la que estuviésemos.

Para medir las horas de la noche se fijaban en las estrellas que identifican a los tres decanos de cada uno de los doce signos zodiacales: entre la puesta del sol y el amanecer aparecen en el cielo 18 de estas estrellas. Las tres primeras y las tres últimas estaban asociadas al atardecer y amanecer respectivamente, quedando las 12 estrellas que dividían las horas de la noche.

Las horas no dividieron el día de forma equitativa hasta que los griegos decidieron que necesitaban un sistema regular para realizar cálculos. Entonces Hiparco de Nicea propuso la división del día en 24 horas de todos los días del año al igual que se dividen las horas en los equinocios, con el mismo tiempo de día que de noche.

En Europa el pueblo llano siguió usando la medición histórica aquí explicada, hasta la invención de los relojes mecánicos en el siglo XIV.

¿Por qué el día tiene 24 horas?
Valora este post

Deja un comentario