¿Por qué el cielo es azul?

¿Por qué el cielo es azul?

“Porque ese cielo azul que todos vemos ni es cielo ni es azul. ¡Lástima que no sea verdad tanta belleza!”. Estos hermosos versos de Lupercio de Argensola suelen citarse como ejemplo del desengaño barroco ante los afeites de la naturaleza.

Ciertamente fue durante el siglo XVII cuando el hombre descubrió con asombro la razón del color del cielo, que hasta entonces se había creído compacto e inmutable.

Los 3 factores que influyen en el color azul del cielo

La teoría del color, desarrollada a la sazón por Newton, explica que la luz blanca está formada por la suma de todos los colores del arcoíris. Y que cuando vemos un objeto de un color es porque refleja cierta longitud de onda y absorbe el resto, o lo que es lo mismo, refleja ese color mientras absorbe los demás. En un extremo del espectro visible se encuentra el rojo, cuya longitud de onda es la más larga y por ello su frecuencia la más baja, por eso llamamos “infrarrojos” a las ondas con menor frecuencia, y en el otro extremo, el violeta, cuya longitud de onda es la más corta y por ello su frecuencia la más alta por eso llamamos “ultravioleta” a las ondas con frecuencia mayor.

Son tres factores los que influyen para que veamos el cielo de color azul: la composición de la luz, la atmósfera y la interpretación de los colores por la vista

Pero el cielo, además de la composición de la luz, debe su color a otro factor importante: la atmósfera. En efecto, la luz del sol tiene que atravesar la atmósfera para llegar a nosotros, y en ese camino se ve alterada. Las minúsculas partículas de polvo y de agua en suspensión presentes en el aire son más pequeñas que las longitudes de ondas de la luz visible, que no tienen tamaño suficiente para repeler la onda, pero sí para desviarla ligeramente de su camino original. Es lo que se conoce como dispersión. Y como las longitudes de onda del extremo azul del espectro son más cortas, son dispersadas en mayor medida que las del resto de los colores, y esto da el color azul a nuestro cielo.

Animales volando en el cielo
El cielo es azul y ¿has visto alguna vez un burro volando? Pues hemos pillado a un burro, a un cerdo y a una vaca surcando el cielo azul al mismo tiempo.

Para ser exactos, hay que añadir un tercer factor para determinar por qué vemos el cielo azul, y este es nuestra propia fisiología. Sucede que, siendo coherentes con lo que acabamos de decir, el cielo debería ser violeta, pues las longitudes de onda de este color son todavía menores a las del azul. Si no vemos el cielo violeta es porque nuestros ojos captan el color a su manera, pues cuentan solo con células sensibles a tres colores: rojo, verde, y azul, y el resto de los colores los percibimos por combinación, es decir, porque excitan varios de estos tres tipos de células a la vez. Así pues, como nuestra vista es más sensible al color azul que al violeta, es el color azul el que observamos al contemplar el cielo.

 

¿Por qué el cielo es azul?
Valora este post

Deja un comentario